Resultados con ''

Noticias

martes 13 de septiembre del 2016

La medicina contra la Ideología de Género: advierte que se puede cambiar de sexo pero no de cerebro

La llamada ideología de género sigue aplicando su rodillo por todo el mundo aplastando a todo aquel que se le pone por delante y sin importar las consecuencias que sus postulados puedan tener en las instituciones y en las personas. España es uno de los países en los que este nuevo ‘credo’ se ha hecho fuerte, pero no es el único.

En Francia también ocurre como en España donde esta ideología niega la diferencia de los sexos y afirma que uno es lo que siente y no como nace. Y de seguir imponiéndose tendrá efectos en la salud de las personas. Veamos los motivos.

En un artículo publicado en Le Figaro titulado Medicina: las diferencias hombre-mujer olvidadas la genetista de la Facultad de Medicina de Paris-Oeste, Claudine Junien muestra sin pretenderlo las nefastas consecuencias de llevar a la práctica la teoría de género en el mundo de la salud.

El texto se hace eco del contundente comunicado de la Academia Nacional de Medicina de Francia en el que afirma que “los hombres y las mujeres no son iguales ante la enfermedad y deben ser tratados de manera diferente” por lo que denuncia “la primacía dada al género sobre las realidades del sexo”.

La Academia pide a la comunidad médica y científica que tengan en cuenta “las diferencias biológicas ligadas al sexo además de las influencias sociales ligadas al género” y concluía afirmando que “la paridad de sexos es un problema de salud pública”.

Mientras los políticos nos van imponiendo que los sexos, que ellos llaman géneros, son una mera “construcción social”, la medicina se muestra en una dirección contraria. La ciencia niega que varón y hembra sean iguales pues “las enfermedades de las mujeres y los hombres son muy diferentes y sus tratamientos también”, afirma Junien.

La genetista agrega que en Francia “existe gran preocupación sobre la igualdad, especialmente de género, pero también se tiene que tener en cuenta el sexo biológico”.

Y para ello, la doctora Junien explica que “se sabe que, desde su concepción, el embrión masculino no se comporta de la misma manera que el embrión femenino” y eso que aún “las hormonas sexuales aún no han aparecido”. La genetista añade que la similitud genética entre dos hombres o dos mujeres es del 99,9% mientras que el que se da entre un hombre y una mujer es del 98,5%.

Pero va más allá y asesta otro golpe a la teoría de género y su negación de la diferencia.  Para ello, la profesora universitaria agrega que en las enfermedades las diferencias entre sexos son “flagrantes”.

Claudine Junien explica que algunas enfermedades afectan principalmente a las mujeres y pone como ejemplo algunas de ellas: Alzheimer, anorexia, depresión, esclerosis, lupus…Mientras tanto, el hombre es más propenso al autismo, al tumor cerebral y al de páncreas…

Por ello, considera que no se debe investigar y tratar a las personas como un ente unitario sino que se debe tener en cuenta el sexo puesto que su genética es distinta. Esta es, en su opinión, la mejor manera de ayudar a una persona.

Una explicación más de la comunidad científica

Esta explicación, meramente científica y que no entra en ningún tipo de consideración ideológica, desmonta la ideología de género. Y como el de Junien hay mucho más comentarios de científicos pese a la potente propaganda que apoya a estos grupos.

Y es que durante décadas los llamados “estudios de género” han conseguido imponer la visión de que la identidad de una persona es un componente completamente separado de la identidad sexual. La conclusión a la que han llegado los grupos LGTB y feministas es que las diferencias entre hombres y mujeres son únicamente una “construcción social”.

Por ejemplo, Actuall ya informaba cómo el profesor de Neurología de la Universidad de Siena, Antonio Federico, afirmaba que “los datos científicos muestran diferencias claras entre el cerebro masculino y femenino, diferencias que son genéticas, hormonales y en la estructura anatómica y fisiológica, con consecuencias importantes en la función cerebral e incluso de ciertas enfermedades”.

Es decir, ser hombre o mujer no se puede disfrazar con vestimentas, con una operación o con hormonas sino que va más allá. “Mujeres y hombres son diferentes no sólo en la anatomía y en la manera de afrontar la vida sino también en el uso de uno de los órganos más importantes del cuerpo, por ejemplo el cerebro”, agregó. Y es que estas diferencias provocan que un hombre y una mujer tomen decisiones distintas debido a sus diferencias cerebrales.

Fuente: http://www.actuall.com/

Javier Lozano

FAMCLAM

Dirección: Avenida Libertador 5444

Telefono: 4555 5555/ 4545 5544

Correo Electrónico: presidente@famclam.org

Horario de Atención: Lu a Vi / 10 a 18hs

Escríbenos

Tu mensaje aqui

Nombre
Correo electrónico

Enviar mensaje